HERMANOS MAYORES DE LA HERMANDAD
 
 
" Un Hermano Mayor es a su Junta, lo que su Junta de Gobierno es a su Hermano Mayor.
No se entiende el uno sin el otro, o viceversa."
 
 
 
D. ANTONIO LERATE SANTAELLA (1956 ~ 1962)
 

Desde el 8 de diciembre de 1956 al 11 de febrero de 1962, D. Antonio Lerate Santaella, y su Junta de Gobierno, tuvieron la fortuna o el compromiso de regir los destinos de esta cofradía por ser sus primeros años. Fueron los años de la ilusión y los sinsabores. El no tener medios ni económicos, ni materiales, pero sí una gran ilusión y una gran fe en el proyecto de evangelización, a través de una Hermandad. Viéndose recompensado por Dios, por haber llegado la Hermandad al día de hoy.

Años de la realización de las imágenes, de los pasos, de la primera salida procesional, de renuncia a las subvenciones para salir, para dársela a los necesitados de las inundaciones de 1960. Con paso firme supo poner en marcha este proyecto,  que hoy los que estamos aquí tenemos la obligación de conservarlo y seguir sus pasos. De él nos queda, nuestro primer patrimonio, sobretodo los Titulares y el paso del Señor, y no lo olvidemos: Una Hermandad.

Fue una persona buena y de Iglesia por encima de todo, que junto a su esposa, Dª Lola, que era la realmente cofrade, nos dieron todo su amor en forma de una Cofradía. Dicen las crónicas que, “Antonio Lerate Santaella, Hermano Mayor de excepción para la fundación de una Hermandad de excepción. Carácter firme y disciplinado para una Cofradía que quiso para sí esas mismas características. Y perfecto el ensamblaje de un equipo dispuesto siempre con él a una tarea considerada poco menos que absurda por las dificultades que encerraba; imposible, no sólo para la Sevilla cofrade, sino hasta para la mayoría del propio Barrio”.

 
 
 
D. ANTONIO MONEDERO LAGARES (1962 ~ 1964)
 

Del 11 de febrero de 1962 a 1964, D. Antonio Monedero Lagares fue el segundo Hermano Mayor, el que estuvo a punto de realizar la primera Casa de Hermandad, pues los terrenos fueron adquiridos. El que comenzara el proyecto de bordado y orfebrería del paso de palio. Por cierto fue D. Antonio González Abato, el que donó los cuatro primeros varales del paso en proyecto, alentando siempre para su culminación.

Autorizó el Sr. Cardenal a la Hermandad, a repartir la comunión al finalizar la Estación de Penitencia, por indicación del Director Espiritual. Y sacó por primera vez, la cruz de guía actual.

Se enfrentó D. Antonio Monedero “a los quehaceres, obligaciones y horas sin sueño, ya experimentado en anterior Junta, porque quería que su Cofradía siguiera justificando su existencia, no por sus riquezas, sino por su piedad, su devoción, sus cultos, su espíritu de sacrificio, y por todo aquello que gusta a sus titulares”.

 
 
 
D. ANTONIO LERATE CABRERA (1964 ~ 1966 / 1990 ~ 1998)
 

En 1964 entra en acción un hombre, santo y seña de la Hermandad, por ser ferviente seguidor de Jesús Cautivo, por bueno y por ser el alma de la fundación. Con los años volvería a ser de nuevo Hermano Mayor en el período de 1990-1998.

Fueron prolijos y de gran actividad los años en que D. Antonio Lerate Cabrera estuvo al frente de la Cofradía. En su primera etapa, erradicar la deuda económica, fue uno de los objetivos primordiales, la creación del primer boletín, que sería trimestral, y el alquiler de la primera casa de Hermandad, en la calle Romero de Torres, fueron uno de los cimientos de nuestra Hermandad.

En el plano espiritual, las reuniones permanentes de Hermanos, invitadas a través del nuevo boletín y el desarrollo de Reglamentos para profundizar en el espíritu de las Reglas, son los cauces que su Junta sigue para el apostolado.

En su segundo periodo cabe destacar el fallecimiento en 1990 de D. Antonio González Abato, como hecho más luctuoso. Se dota a la Hermandad, de la estructura que hoy todos conocemos y seguimos, con sus cuatro áreas: Coordinación, Administración, Cultos y Formación, y Caridad. Surgen los cargos auxiliares de la Junta de Gobierno, y se ponen en marcha, sobre todo los planes de formación, para todo aquel hermano que se sienta llamado profundizar y vivir su fe con el resto de sus hermanos.

En su mandato, en 1993, el Señor es solicitado a la Hermandad para presidir el Vía Crucis de las hermandades de Sevilla, en la Santa Iglesia Catedral. El reconocimiento canónico de la Coronación en su XXV Aniversario, dejó frutos como la Acción Social Coordinada. Culminó la Casa Almacén, restauró el manto de Nuestra Señora, se implicó en toda ayuda al más necesitado, como el asilo de San Adolfo.

Es D. Antonio Lerate, una persona buena, amante de su familia y fiel seguidor del Nazareno, con su ejemplo y dedicación. Es historia viva de nuestra Hermandad. Ejemplo para muchos jóvenes y mayores, siempre está dispuesto a escuchar y realizar reflexiones serenas. Destaca por su mesura y su saber estar. No es ni más ni menos, que un cristiano.

 
 
 
D. JOAQUÍN CARMONA GONZÁLEZ (1966 ~ 1972)
 

En 1966 D. Joaquín Carmona González es elegido como nuevo Hermano Mayor. No fueron tiempos fáciles para este Hermano Mayor y sus Juntas de Gobierno, a pesar de todos los estrenos realizados durante su mandato, ya que tuvo que soportar y saldar una deuda económica asfixiante.

La Hermandad, se estaba abriendo a Sevilla, y debía ser conocida con el decoro típico de una cofradía sevillana. Son la culminación del paso de palio y la adquisición del Altar Mayor, donado por fundadores unos de sus objetivos mas firmes. Durante su mandato, con la iniciativa nuevamente del Sr. Cura Párroco, se enriqueció en los talleres de Esperanza Elena Caro, el manto bordado de la Virgen de las Mercedes, adquirido a la Hermandad de Madre de Dios del Rosario, y que era de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, y una toca, estrenados en la Semana Santa de 1971, junto con varales y respiraderos. Se comenzó el proyecto de la corona de oro, que tanta trascendencia tendría con en el tiempo. Pero el decidido apoyo a la Bolsa de Caridad, hizo que se promocionase la labor social. Tal fue la labor que en Cabildo de 13 de Agosto de 1971, se acordó: “Nuestro reconocimiento y gratitud más sincera a los hombres que han llevado de forma tan eficiente el peso de la responsabilidad de cumplir con el precepto de caridad en nombre de nuestra Hermandad”.

Sin duda alguna, fue D. Joaquín Carmona, el Hermano Mayor que comenzó a proyectar a nuestra Hermandad hacia el exterior, sin perder sus raíces de barrio.

 
 
 
D. RAMÓN ORELLANA CABRERA (1972 ~ 1977)
 

En 1972 D. Ramón Orellana Cabrera inició una nueva andadura de Hermano Mayor, con “mano firme y segura”, consiguiendo dos viejas aspiraciones: la Casa de Hermandad, en la Avd. de los Teatinos y la corona de oro para la Santísima Virgen de las Mercedes, que a la postre serviría para que la reconocieran como Coronada canónicamente. Fue el 23 de septiembre de 1972, imponiendo la corona su Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Arzobispo de Sevilla, doctor D. José María Bueno Monreal.

Quisiéramos destacar la fecha del 12 de marzo de 1973, pues se celebró el primer Cabildo de Oficiales en la Casa de Hermandad, y el día de su inauguración, como no podía ser de otra forma, se organizó una donación de sangre para la Seguridad Social y ayudar a las personas enfermas. La importancia de nuestra Casa de Hermandad, no siempre es bien valorada, pues quien invierte en Casa de Hermandad, está invirtiendo en futuro. Futuro de hermanos reunidos en torno a una devoción, a una espiritualidad y amor a sus Titulares. De educación cofradiera y de convivencia tanto espiritual, como sentimental, de los mayores con los más jóvenes, por tanto transmisión de historia y espiritualidad. Todo eso, lo propició D. Ramón.

Podríamos seguir hablando, de lo mucho que consiguió, de las potencias de oro del Señor, de la adecuación y reformas que necesitó la casa, de la primera medalla de oro que se concedió, a D. Antonio González Abato, de las ayudas de la Bolsa de Caridad, destacando la otorgada a niños de Santa Genoveva que no podían pagar el autobús, eran otros tiempos, en que la Hermandad, siempre estaba dispuesta a paliar las necesidades de su barrio.

 
 
 
D. MANUEL MUÑOZ DEL RIO (1977 ~ 1990)
 

D. Manuel Muñoz es hasta el presente el Hermano Mayor que mas tiempo ha estado en el cargo, nada mas y nada menos que alrededor de trece años. Con él la Hermandad entra definitivamente en los nuevos tiempos, y la estructura comenzará a prepararse para el futuro más lejano. En su período muchos fueron los logros, tanto patrimoniales, como espirituales. Gracias a la Casa de Hermandad, surgieron nuevos grupos que se implicarían muy activamente, y decididamente en un futuro gobierno de la Hermandad. Los hermanos costaleros (1979) y el coro (1977), aparte del Grupo Joven.

En todo ese tiempo vivió momentos muy malos, que incluso le llegaron a afectar a su salud, pero también extraordinarios, como el 25 Aniversario, que nos dejó innumerables acontecimientos, a destacar el Grupo de Amistad Cristiana, germen de los futuros grupos de formación, el primer libro con rigor sobre nuestra Hermandad.

En su época, la Hermandad de Penitencia se fusionó con la Sacramental (1983), la terminación de la talla del Señor, con la realización del cuerpo por su imaginero, los azulejos cerámicos del templo con nuestros titulares, el viaje a Israel de nuestra Hermandad, con esa foto tan magnifica del grupo. La realización de la custodia para el Santísimo Sacramento, que como siempre contó con la iniciativa del cura párroco, y la concesión de la segunda y tercera medallas de oro, a D. Antonio Fernández y a D. Antonio Lerate. Comenzó las gestiones para la adquisición de la casa almacén, en la calle Ángel Ganivet. Y nunca dejó de lado la Vocalía Asistencial, pues en esos años se organizó la Operación Kilo, la ayuda al Asilo de S. Adolfo, se fijaron dos donaciones de sangre coincidiendo con los besamanos del Señor y de la Virgen. En resumen, una larga y prolija trayectoria, bajo la mano de un hombre, que supo estar a la altura que todos le demandaba, por su fe, su amor en los titulares y formas de caballero.

D. Manuel Muñoz, fue un Hermano Mayor de carácter, que supo dialogar con todos aquellos jóvenes del momento, que surgían en todas las cofradías, y como no, en la nuestra, y que en la actualidad forman parte de las juntas. Hoy, alejado de su ciudad y su barrio, sabemos de su profundo amor y gratos recuerdo del barrio, así expresado en su carta de dedicatoria en el libro del XV Aniversario, dice así “mi mayor y más profundo agradecimiento a este nuestro querido barrio que tan presto ha estado siempre a colaborar en todo cuanto la Hermandad ha necesitado, dejando en todos los enseres que ella posee la huella de su cariñosa y desinteresada aportación”.

 
 
 
D. MANUEL VICENTE DURÁN RODRÍGUEZ (1998 ~ 2002)
 

Tras el segundo mandato de D. Antonio Lerate Cabrera comienza su andadura como Hermano Mayor, D. Manuel Vicente Durán Rodríguez. Su mandato se fundamenta principalmente en la Formación y Acción Social, realizándose una serie de medidas dirigidas expresamente al aumento de ingresos en esta dirección. De esta forma podemos observar que en los presupuestos generales anuales de la Hermandad se incluyen partidas económicas para el Área de Formación y Caridad, así como los beneficios del bar de la Casa de Hermandad. En su época hay que destacar también la revisión de las Reglas de la Hermandad, adaptándolas a los nuevos tiempos que comenzaban, y cuyas modificaciones son definitivamente aprobadas en Cabildo General Extraordinario celebrado en 1999. Con esta actualización, se cumple un hito para muchas hermanas, que verán su sueño hecho realidad en el año 2000 realizando su primera estación de penitencia a la Catedral.

Durante su mandato se producen una serie de acciones dignas de mencionar como la creación de la tienda de recuerdos dentro la Casa de Hermandad, la celebración del primer concurso de diapositivas de la Hermandad para la edición anual del cartel anunciador de la Semana Mayor de Sevilla, o la creación de una banda de cornetas y tambores propia con dos finalidades, por un lado, la integración de los jóvenes de nuestra hermandad, y por otro, el de acompañar a Ntro. Padre Jesús Cautivo cada Lunes Santo en su peregrinar a la Santa Iglesia Catedral. La Junta de Gobierno que presidió, seguirá enfocando su mandato a la Formación y Acción Social, aprobando un presupuesto anual cercano a los 4 millones de pesetas para dicha área.

No obstante, su mandato no debemos limitarlo sólo al empuje de la Acción Social, sino que también consiguió numerosos logros para la Hermandad, como la unificación de los listados de hermanos provenientes de las hermandades Sacramental y de Penitencia, la creación de un taller de bordados propio, la restauración de los ángeles del paso del Señor, el traslado al templo de los restos mortales de D. Antonio González Abato, o la concesión e imposición por parte del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla de la medalla de oro de la ciudad para Ntra. Sra. de las Mercedes, entre otros muchos, que de mencionarlos ahora aquí nos llevaría un buen tiempo.

Por lo tanto y para finalizar, D. Manuel Vicente Durán Rodríguez fue un gran Hermano Mayor, que se embarcó y consiguió numerosos proyectos, engrandeciendo aún mas la historia y el patrimonio de nuestra Hermandad, se basó en la Formación y Acción Social, dándole un verdadero empuje económico y un papel protagonista en el día a día de la Hermandad.

 
 
 
D. JOSÉ ENRIQUE ORELLANA BORDALLO (2002 ~ 2009)
 

En el 2002 se convierte en Hermano Mayor D. José Enrique Orellana, el cual tuvo un mandato largo y prolífero, lleno de acontecimientos muy dispares. Al igual que los siete Hermanos Mayores que le precedieron, su programa fue el de continuar, confirmar y apuntalar la Formación, y la Acción Social, en nuestro barrio, y en un barrio hermano y cercano como El Polígono Sur que no existía al nacer la Hermandad. Asimismo ha procurado la apertura, ampliación y reconocimiento de nuestra hermandad tanto en el mundo cofrade, como en la sociedad sevillana, donde gracias a su buen hacer, hoy gozamos de un excelente y bien ganado prestigio.

Durante su periodo se emprende una reforma integral de la casa de hermandad, porque antes las nuevas exigencias que imponía el trabajo diario, así como las numerosas y continuas reuniones, la casa se había quedado pequeña, además de conmemorar los 25 años de la creación tanto del coro como de la cuadrilla de costaleros, conmemoraciones que se celebran con gran brillantez.

Pero destaca sobremanera la celebración en el 2006 de la conmemoración del Cincuentenario Fundacional de la Hermandad momento este que ha sido uno de los más importantes y de más acontecimientos de la historia y de la vida de la Hermandad, al celebrarse las bodas de oro mediante nuemeras charlas, coloquios, cursos ..etc. y que culminarian en septiembre con la procesión extraordinaria en su palio de Ntra. Sra. de las Mercedes, portando manto que la Hermandad de la Macarena nos cedió para la ocasión. En la celebración tiene lugar la firma del hermanamiento de nuestra Hermandad con la Hermandad del Cristo de la Buena Muerte (Vulgo de Los Estudiantes). También se le presentan al Sr. Cardenal los Estatutos de la Escuela de Formación Cofrade, como fruto del Cincuentenario; al mes siguiente, Octubre, tiene lugar el primero de los cursos.

Esta celebración provoca un nuevo empuje en la vocalía de Formación y Acción Social para emprender nuevos caminos, nuevas metas más universales, sin abandonar su barrio, y para ello necesita de un fuerte empuje económico, cosa que apoya entusiasmado el Hermano Mayor y toda su Junta de Gobierno, aumentando el presupuesto hasta 45.000 €, siendo superior a un veinte por ciento de los ingresos totales de la Hermandad, cosa impensable hasta entonces, y la Vocalía se embarca en un gran proyecto, la de incorporarse ese mismo año tan emblemático para nosotros al grupo de hermandades y asociaciones que participan en el programa de “Acogida temporal de niños bielorrusos, afectados por la catástrofe de Chernobyl del año 1986”. Otro gran reto fue la gran ayuda que se presta al Centro Infantil La providencia, ubicado en el Polígono Sur para que las madres de ese barrio puedan dejar a sus niños y poderse incorporar al mundo laboral.

En 2007 la Junta de Gobierno concede tres medallas de oro a otras tantas corporaciones que son: Hermandad del Gran Poder,  Hermandad de la Esperanza Macarena y a la Hermandad de los Estudiantes.

Ese mismo año se acomete la limpieza de la talla de nuestra Bendita Madre y la reparación del candelero, dichos trabajos llevado a cabo por el extraordinario restaurador D Enrique Gutiérrez Carrasquilla;  finalizan en diciembre, y precisamente el último día de ese año, sufre un accidente vascular que estuvo a punto de ser irreversible pero la mano oportuna de Nuestra Madre paró el golpe y permitió que hoy sea tan solo un lamentable recuerdo.

En el año 2008 se afronta la reparación y reforma del paso de Cristo, que se realiza en varias etapas.

 
 
 
D. FRANCISCO JAVIER BONILLA GARCÍA (2009 ~ ____)
 

 

 
 
 
 
 
Bookmark and Share
 
 
 
 
HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO; NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO, EN EL ABANDONO DE SUS DISCÍPULOS, NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES CORONADA Y SAN JUAN EVANGELISTA, EN LA TERCERA PALABRA; INMACULADA MILAGROSA Y SANTA GENOVEVA

 
Avda de los Teatinos, 41 ~ 41013 Sevilla ~ Teléfono +34 954 617 444 / Fax +34 954 232 170 ~ Email: santagenoveva@santagenoveva.com